Inclusión a juego

Viernes30 Oct.

Parque infantil accesible

Blanca Abella

Según Albert Einstein, los juegos son la forma más elevada de la investigación; y aseguran que Platón dijo aquello de que "en una hora de juego se puede descubrir más acerca de una persona que en un año de conversación”. La mayoría de los parques infantiles en nuestro país, sin embargo, no permiten esa práctica a muchas niñas y niños con discapacidad, están diseñados sin tener en cuenta a estos menores. Un estudio de CERMI Comunidad de Madrid ofrece las herramientas para diseñar parques accesibles, inclusivos, que permitan disfrutar y compartir estos espacios tan especiales de socialización sin prejuicios. 

 

Dice el presidente de CERMI Comunidad de Madrid, Óscar Moral, que los parques infantiles "son un espacio muy interesante de socialización de todos, en ese primer momento de la vida en el que los niños mantienen su mente libre de prejuicios". El juego es un derecho reconocido internacionalmente y así queda recogido en la Convención de los Derechos del Niño de Naciones Unidas, artículo 31. El 'Estudio sobre parques infantiles inclusivos' elaborado por CERMI Comunidad de Madrid, con el apoyo del Ayuntamiento de Madrid, "pretende poner de manifiesto una necesidad de los niños con discapacidad de poder jugar y utilizar estos espacios como el resto, pero el objetivo fundamental es ofrecer una herramienta para el proceso de desarrollo de un parque infantil, una guía de planificación con criterios claros de diseño, de selección de elementos, mantenimiento y tácticas adecuadas para conseguir que sea un parque utilizable por cualquier niño y niña con o sin discapacidad y sus acompañantes, con o sin discapacidad", explica Óscar Moral.

"Los parques infantiles, han sido el primer espacio dónde hemos sufrido una verdadera discriminación con nuestro hijo", afirma Sandra Pereira, arquitecta y autora del estudio. Según explica esta experta, "los menores con discapacidad, tienen la misma necesidad, deseo y derecho de disfrutar de los parques infantiles, con todos los beneficios que conllevan a nivel de desarrollo infantil, pero desafortunadamente, no suelen estar contemplados para sus necesidades en cuanto a tipo de pavimentos, ni en cuanto a elementos de juego disponibles y otros".

Sufrir esta discriminación en edades tan tempranas es algo doloroso para el menor, para esa familia, pero también debería serlo para el resto de la sociedad, porque como explica Sandra Pereira: "Para un niño con discapacidad física, ver cómo juegan los demás niños y no poder participar porque no se ha tenido en cuenta sus necesidades, puede implicar unos efectos psicológicos y emocionales muy negativos". 

Estudio normativo y colaboración 

Para el abordaje de este estudio, en primer lugar ha sido fundamental elaborar un análisis de normativa, recomendaciones y buenas prácticas nacionales e internacionales. Según Pereira, "hay países que tienen esta área bastante más avanzada". Pero también destaca la importante colaboración de varias entidades como ‘La Ciudad Accesible’, dedicada al ámbito de la accesibilidad universal y la Fundación Lukas, dedicada también al tema de ocio y parques infantiles accesibles, así como el apoyo de muchos fabricantes de juegos infantiles.

Los parques infantiles inclusivos son tan fáciles de proyectar como cualquier otro parque, según nos explica la autora del estudio, que asegura que todo "depende del interés que se le dedique". Desde su punto de vista, "son un reto creativo ya que lo tienen todo para ser espacios más atractivos, originales y divertidos que los demás parques". 

La publicación de CERMI Madrid aporta datos y detalles, información útil para crear estos espacios para todos y según explica Sandra Pereira, "la mayor complejidad es asegurar el valor lúdico y sensorial con beneficios físicos cognitivos, emocionales y sociales desde el enfoque de la accesibilidad y la inclusión y saber elegir bien los tipos de pavimentos y elementos de juego a integrar según cada categoría".

Además, es importante asegurar la accesibilidad universal en el exterior e interior del parque; asegurar que los elementos de juego disponibles puedan ser usados también por menores con discapacidad física de la forma más natural y autónoma posible, disponiendo, en su caso, de distintas alternativas de acceso y uso; más sujeciones corporales; elementos adecuados para menores de distinto tamaño; elementos para niños/as en silla de ruedas; sistemas de agarraderas ergonómicas; escaleras adaptadas; rampas; asientos adaptados; alternativas de acceso que permitan el arrastre, el gateo y la transferencia desde una silla de ruedas; ser acompañado por un adulto, etc.

Inteligente e inclusivo

Este tipo de instalaciones no requieren un sobrecoste, de hecho podrían ser más económicas y rentables que otras, por una razón muy sencilla que explica el presidente de CERMI Madrid: "Si partes de la idea de la inclusión, vas a generar un espacio que al final todo el mundo va a poder utilizar de una manera adecuada". Además, señala: "Los pavimentos, las estructuras, el mobiliario puede ser muy variado, no es ni más ni menos costoso, es plantearse cómo quieres hacerlo, no hay coste sobreañadido, hay diseño inteligente e inclusivo".

Según la autora del estudio: "En ningún caso se puede decir que un parque infantil inclusivo sea más caro que cualquier otro; contando con un profesional especializado y sensibilizado, se puede lograr hasta un parque más barato, depende del presupuesto disponible". Y añade: "A los niños/as con o sin discapacidad no les afecta cuánto se ha gastado en un parque, pero sí cuántas experiencias lúdicas y atractivas ofrece".   

En cualquier caso, las razones que pueden llevar a crear estos espacios inclusivos deben estar basadas en derechos, sin que estos queden limitados por cuestiones monetarias, que además no suponen un problema. Tal y como explica Sandra Pereira, "un parque infantil debe ser accesible, inclusivo e incluyente, para que los menores y sus acompañantes adultos, ya sean padres, abuelos o distintas generaciones, se puedan divertir juntos, en igualdad, respetando y aprendiendo sobre sus diferencias de edad, tamaño, capacidad, experiencias vividas, etc."

Además, "esta convivencia permite que los menores interactúen socialmente y con el entorno de forma positiva ante la diversidad", afirma Pereira. Y como dice Óscar Moral, "los parques infantiles son el primer lugar de interactuación y convivencia, es un espacio para que nos reconozcamos como seres humanos, con nuestra diversidad, donde los menores pueden jugar con cualquier niño o niña sin problemas, y eso ayudará a otras cuestiones de la escuela, el empleo y otros ámbitos de la vida". 

Aunque el estudio se elaboró teniendo en cuenta como primer destinatario al ayuntamiento de Madrid, el CERMI Comunidad de Madrid confía en que pueda ser utilizado por cualquier municipio, dentro y fuera de esta comunidad, puesto que la idea es lograr el beneficio de todos, especialmente de las niñas y niños con discapacidad.

Galeria de imagenes:

  1. Portada del Estudio
  2. Ejemplo de accesibilidad en un parque infantil
  3. Ejemplo de accesibilidad en un parque infantil

Compartir en: