Entrevista en 'cermi.es' a Óscar Moral Ortega, presidente del CERMI Comunidad de Madrid: “No vamos a permitir situaciones en las que las personas sean consideradas de menor valor por tener discapacidad”

Viernes27 Mar.

Oscar Moral, presidente de CERMI Comunidad de Madrid

La Comunidad de Madrid vive estos días una crisis sanitaria y social jamás imaginada y difícil de combatir, la pandemia mundial de coronavirus está llevando al límite a esta comunidad autónoma. El CERMI Comunidad de Madrid se mantiene alerta para que en ningún momento se olviden del sector de la discapacidad, siempre más vulnerable ante las crisis generalizadas, y exige que las personas con discapacidad no sean jamás contempladas como vidas con menor valor y se respeten sus derechos, “tenemos que estar vigilantes para que la pandemia no sea justificativa de ninguna pérdida de derechos”, asevera Óscar Moral. 

La Comunidad de Madrid, junto con Cataluña, son las comunidades autónomas más afectadas por la pandemia de coronavirus que vivimos desde hace apenas unas semanas, ¿cómo describiría la situación del sector de la discapacidad en esta comunidad?

El confinamiento de las personas con discapacidad está siendo como el resto, exceptuando supuestos ya contemplados en el Estado de alarma que permite algunas salidas por motivos terapéuticos. Hay muchas personas que recibían servicios en centro de día o ayuda domiciliaria que pueden estar ahora en una situación dificultosa y más con el paso de los días y lógicamente están siendo atendidos en la medida de lo posible por sus familias, pero muchos de esos familiares a veces son padres o madres mayores, algunos apenas tienen entorno cercano, o es muy restringido, y todo esto es una preocupación.

Y también existen otros recursos para personas con discapacidad, como las residencias, ¿cómo se vive allí esta crisis sanitaria?

Las residencias o los pisos compartidos o tutelados son los espacios donde tenemos mayor preocupación y ya ha habido algún fallecimiento, hay positivos y lo que hay es una falta manifiesta de material, de equipos de protección para el personal que trabaja en esos centros y para los propios residentes. Estas personas deben ser protegidas como el resto de la población y ahora mismo no está siendo garantizada; se habla siempre de las residencias de mayores y casi nunca se mencionan estos otros lugares residenciales. Esta situación es bastante preocupante y hay una demanda para que se realicen labores de desinfección, aunque parece que ya se empieza a hacer.  Luego, también hay bajas en el personal y está el miedo, la inquietud, el estrés, y cada día que va pasando, si no llegan los equipos adecuados, se irá incrementando y podemos llegar a situaciones muy complejas. 

El CERMI Estatal, y todos los CERMIS Autonómicos, han pedido, o incluso exigido, que no se discrimine por razón de discapacidad en los protocolos clínicos de atención a pacientes con coronavirus.

Es un tema muy importante, en esta situación de estrés generalizado del sistema sanitario, en Madrid en concreto con una situación muy acuciante, nos preocupa cómo se contemple la atención a las personas con discapacidad, que no sean contempladas como vidas con menor valor respecto a otras personas; ha habido un posible supuesto que al final se subsanó pero no conocemos con claridad cuál es el protocolo que se va a aplicar a las personas con discapacidad cuando muestren síntomas, o síntomas de gravedad, y por supuesto no vamos a permitir, o si se produce lo denunciaremos con toda la fuerza, situaciones en las que las personas sean tratadas en desigual valor por tener discapacidad, eso no es aceptable ni asumible. Tenemos que estar muy alerta, siempre, pero ahora más que nunca, en momentos de grave crisis sanitaria y social, en el que hay restricción de derechos como consecuencia del Estado de alarma, necesarios, pero esa restricción de derechos no puede llevar a la pérdida de derechos de las personas con discapacidad, derechos reconocidos en la Convención de la ONU, reconocidos como derechos humanos, como son el derecho a la vida, la integridad física, por supuesto a la Sanidad… no deben verse cercenados o minusvalorados como consecuencia de una crisis sanitaria de este calibre, eso no puede ocurrir, no es asumible.

Este tipo de situaciones que todos padecemos siempre resultan más graves para sectores como el de la discapacidad y también, siempre, es el tejido asociativo, la red de asociaciones, los que soportan las principales consecuencias de las mismas y las combaten. Sin embargo, en una pandemia como la actual no es suficiente ese gran esfuerzo y habéis lanzado una campaña de captación de voluntariado, ¿qué tal está funcionando?

Desde el primer momento vimos la gravedad de la situación y lanzamos una campaña de solicitud de voluntariado, ha funcionado de manera bastante razonable; evidentemente preveíamos la situación de necesidad de perfiles sociosanitarios, y se está poniendo de manifiesto que habrá que buscar los recursos de donde proceda, por ejemplo trasladarlos a otros sitios, o lo que sea, no hay que descartar nada y si hay profesionales de la UME, del Ejército, hay que utilizarlos, en los Estados de emergencia hay que utilizarlo todo, porque estamos en la línea de salvar vidas. 

Esa campaña que lanzamos era importante para mostrar esa urgencia y después la Comunidad de Madrid estableció una bolsa para voluntariado en la que se apuntaron muchas personas y también tengo que señalar que desde el primer momento hemos tenido una interlocución buena, adecuada, de línea directa, con la consejería de Políticas Sociales de la Comunidad de Madrid y les trasladamos a diario las distintas cuestiones que se producen y tratan de dar respuesta en la medida que pueden; les hemos puesto de manifiesto la necesidad de los equipos, luego se ha centralizada la distribución de material y ha llegado con cuenta gotas, por lo menos en el ámbito de la discapacidad y esperamos que la compra importante realizada por la Comunidad de Madrid llegue para todos y desde luego la distribución del Estado, que llegue permeablemente a todas las entidades que lo están necesitando, a los que ya tienen positivos y a los que no lo tienen. 

Hay que garantizar la seguridad de todas estas personas, las que viven allí y los trabajadores, a todos ellos, y quiero manifestar mi reconocimiento a todos los profesionales sanitarios, sociales, limpiadores, el personal administrativo…, que están haciendo un esfuerzo más allá de lo que corresponde como profesionales, están implicados a nivel humano de una manera importantísima, empáticamente, arriesgando su propia salud personal en beneficio de otras que están en situación de mayor vulnerabilidad y mayor necesidad de apoyo.

Es una situación límite que pondrá en evidencia hasta dónde somos capaces como resorte y las entidades que tienen servicios de estas características están poniendo todo lo mejor que tienen de sí mismas y en estos momentos quizás es más necesaria esa red de compromiso asociativo, de compromiso para dar lo mejor de nosotros mismos, en este momento y para lo que posteriormente vendrá. 

Cuando todo pase, ¿qué habrá que hacer en primer lugar?

Esperemos que pronto pase esta situación de crisis sanitaria y vendrá la reconstrucción de muchos servicios o la puesta en marcha de los que están paralizados, y sobre todo tenemos que estar vigilantes para que la pandemia no sea justificativa de ninguna pérdida de derechos. El coronavirus no puede ser justificante para no avanzar en los derechos o perder los ya reconocidos. El movimiento asociativo, en este caso CERMI Madrid, estará muy vigilante para que esto no sea así.  

¿Podemos terminar con una mirada positiva al futuro?

Creo que debemos visualizarnos positivamente en esta situación. Las personas con discapacidad, sus familias, el movimiento organizado, somos y hemos sido históricamente un grupo poblacional y organizaciones resistentes ante situaciones adversas; hemos luchado contra muchas situaciones adversas y estoy seguro, confiado, en que vamos a seguir siendo igual de resilentes, de resistentes sobre todo frente a esta nueva e inimaginable situación, creo que vamos a dar todos lo mejor, las personas, familias, profesionales, voluntarios, organizaciones… y estoy convencido de que vamos a avanzar de manera adecuada y a construir, a recuperar lo que está suspendido y vamos a avanzar en la garantía de nuestros derechos como veníamos realizando, estoy convencido de ello. 

Estamos trabajando y dando lo mejor de nosotros mismos, teletrabajando y ayudando como podemos, reflexionando, pensando, meditando y sobre todo creando estrategias de futuro. Creo que cuando recuperemos ese grado de normalidad, posiblemente el mundo, o España, va a ser distinta porque esto nos va a transformar en algunos aspectos, pero entiendo que vamos a ser capaces de retomar nuestra actividad con fuerza, como veníamos haciéndolo. Siempre hemos resistido y como hemos tenido que luchar contra muchas adversidades en otras ocasiones, estoy convencido de que en esta prueba, dura para todos, pero con mayor incidencia en colectivos como el nuestro, seremos capaces de salir fortalecidos. 

Esa resistencia que mencionas y ese tema que ahora todo el mundo aplaude y corea, ‘Resistiré’, del Dúo Dinámico, es ya un lema de la discapacidad y un himno del CERMI, de hecho.

Ciertamente, los derechos fueron cedidos por parte del Dúo Dinámico y ya era nuestro himno, por tanto el ‘resistiré’ forma parte de nuestro ADN y el resistir a costa de todo, levantarse las veces que haga falta, si te has caído tres veces hay que levantarse cuatro; hay que levantarse una vez más y apoyando sobre todo a todo el que está en más desventaja y, sobre todo, esta crisis no puede dejar en ningún caso a nadie atrás, a nadie. 

Himno del CERMI con subtítulos y en lengua de signos española

 

Compartir en: