Declaración Institucional de la Asamblea de Madrid con motivo del Día Internacional y Europeo de las Personas con Discapacidad (3 diciembre 2020)

Jueves03 Dic.

Imagen del presidente de la Asamblea de Madrid

La Asamblea de Madrid quiere mostrar su firme compromiso y apoyo a las cerca de 380.000 personas con discapacidad de nuestra región, a sus familias y a todas las entidades del movimiento de la discapacidad.

Nuestra Comunidad ha sido castigada duramente por la pandemia de la COVID-19, una crisis sin precedentes, una emergencia sanitaria, humanitaria y social que ha puesto al límite los principios de universalidad, equidad y no discriminación de los derechos humanos. 

Para ello, la Asamblea de Madrid pone en valor la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, como imperativo legal y como garante de inclusión, bienestar y ciudadanía de este colectivo. El potencial transformador de esta Convención redoblará los efectos de cambio social que necesitan las mujeres y hombres con discapacidad para lograr entornos, relaciones y comunidades plenamente inclusivas, accesibles, sostenibles y respetuosas con las personas.

Aplaude la labor de las familias de personas con discapacidad, que, en este escenario tan crítico, han estado más cerca que nunca de sus seres allegados: cuidando de su salud, aliviando miedos e inquietudes y defendiendo con pasión su dignidad y sus derechos. 

La Asamblea de Madrid reconoce el valioso papel que han protagonizado el conjunto de entidades que trabajan cerca de las personas; y quiere elogiar, como ejemplo de humanidad y civismo, la plena dedicación de todo el personal, profesional y voluntario, que, en circunstancias de riesgo, ha estado desde el inicio en primera línea, como servicio esencial, intentando prevenir, afrontar o paliar la situación y garantizando: la seguridad, los cuidados, la autonomía y la participación de las personas con discapacidad. 

Asimismo, subraya el trabajo de CERMI Comunidad de Madrid y de las Organizaciones de movimiento social de la discapacidad en nuestra Comunidad, que con una sola voz han estado en todo momento vigilantes y poniendo en marcha actuaciones inmediatas para defender los derechos de las personas con discapacidad y sus familias, intentando asegurar los recursos y servicios para proteger su salud, su empleo y su educación. Un tejido asociativo que sigue cooperando activamente, de forma corresponsable con las administraciones públicas para salvar el bien común, y que se debe apreciar y recoger su disposición y talento en la reconstrucción de nuestra Comunidad.

La pandemia ha tenido un importante impacto social, especialmente entre la población ya en situación  de vulnerabilidad con anterioridad a esta crisis sanitaria. La reconstrucción que se nos exige como sociedad; el resurgimiento verdadero y digno, ha de tener, solo puede tener, rostro social. Lo social no es una cuestión menor en la agenda pública, sin lo social, no hay vida en comunidad estable. Únicamente respetando lo social, nuestra vida social será respetable.

En este momento, los mandatos de derechos humanos deben ser la mejor vacuna para mitigar los efectos de esta pandemia en las personas con discapacidad, sus familias y otros colectivos en situación de riesgo.  Y deben erigirse como un escudo para proteger su integridad, ante las consecuencias sociales, educativas, laborales, sociosanitarias y económicas de esta pandemia.

Y para ello, es fundamental que participen las propias personas con discapacidad, sus familias, las entidades sociales de la discapacidad, el Gobierno de la Comunidad de Madrid, las Administraciones locales, los agentes sociales y los partidos políticos, para avanzar en la defensa, desarrollo y protección de los derechos y libertades fundamentales de las personas con discapacidad.

Desde la Comunidad de Madrid debemos, ahora más que nunca, redoblar esfuerzos y dar respuestas urgentes a las nuevas necesidades de la sociedad, en la que las personas con discapacidad deben seguir teniendo un mayor protagonismo para lograr su inclusión plena.”

Madrid, 3 de diciembre de 2020

 

Cuál es la diferencia entre lectura fácil y lenguaje claro? – Plena  inclusión Asturias

(Texto redactado según las pautas de lectura fácil de Inclusion Europe y la norma UNE 153101 EX por Adapta Plena Inclusión Madrid)

 

Una declaración institucional es un documento 

en el que un Parlamento muestra su opinión sobre un tema.

La Asamblea de Madrid es el Parlamento de la Comunidad de Madrid.

La Asamblea de Madrid hace esta declaración institucional 

por el Día Internacional y Europeo de las Personas con Discapacidad,

que celebramos el 3 de diciembre.

 

Esta es la declaración institucional de la Asamblea de Madrid en lectura fácil

 

La Asamblea de Madrid quiere mostrar su compromiso y apoyo 

a las más de 350 mil personas con discapacidad de nuestra región, 

a sus familias y a todas las entidades 

de apoyo a personas con discapacidad.

 

La Comunidad de Madrid ha sufrido mucho 

durante la pandemia del coronavirus.

Nunca habíamos vivido antes una crisis de este tipo.

En esta crisis hemos visto que muchas ideas importantes 

han estado en peligro, por ejemplo, que nadie sea discriminado.

 

La Asamblea de Madrid cree que la Convención Internacional 

de los Derechos de las Personas con Discapacidad

es muy valiosa.

La Convención asegura que las personas con discapacidad tienen derechos 

como el resto de ciudadanos y participan en la sociedad.

 

La Asamblea de Madrid aplaude el comportamiento 

de las familias de personas con discapacidad,

porque les han cuidado y les han defendido en esta situación tan difícil.

 

La Asamblea de Madrid reconoce el trabajo valioso 

que hacen las asociaciones y fundaciones 

que trabajan con las personas con discapacidad.

Tanto los profesionales como los voluntarios 

de estas asociaciones y fundaciones son un ejemplo.

Todas estas personas han estado en situaciones de riesgo 

para cuidar de las personas con discapacidad 

o para que puedan mantener su autonomía en su vida.

 

La Asamblea de Madrid reconoce también el trabajo 

del CERMI Comunidad de Madrid 

y de las organizaciones de apoyo a personas con discapacidad.

Estas organizaciones han defendido a estas personas 

y han mantenido sus servicios 

para protegerlas en su salud, su trabajo o su educación.

 

La pandemia del coronavirus ha hecho más daño a las personas 

que tenían ya una situación de más desventaja en la sociedad.

La forma de salir de esta gran crisis tiene que ser 

con el apoyo a los derechos de los que tienen más desventajas.

 

Tenemos que cumplir con los derechos humanos 

para reducir el sufrimiento de las personas con discapacidad y sus familias.

Cumplir los derechos humanos debe ser la forma 

de protegerles frente a los efectos de esta gran crisis.

 

Por eso, todos deben proteger y defender los derechos y las libertades 

de las personas con discapacidad: 

las propias personas con discapacidad, las familias, 

las organizaciones de apoyo a personas con discapacidad, 

el Gobierno de la Comunidad de Madrid, los ayuntamientos, 

los empresarios, los sindicatos y los partidos políticos.

 

Tenemos que hacer más esfuerzos y dar respuestas más rápidas 

a todas las necesidades de la sociedad.

En esta sociedad, las personas con discapacidad deben tener 

más participación para conseguir una inclusión total.

 

Compartir en: