CERMI Madrid alerta de las graves consecuencias de no vacunar a las personas con discapacidad en situación de dependencia

Miércoles03 Mar.

Titular de la nota de prensa

  • CERMI Madrid advierte que no se está vacunando a las personas en situación de gran dependencia incluidas en el cuarto grupo prioritario y exige que no se retrase más
  • En el caso del resto de colectivos vinculados a la discapacidad se ha insistido que deben ser integrados en el protocolo de vacunación con carácter preferente, para que sean objetivo prioritario de vacunación en la red sanitaria pública

El Comité de Entidades Representantes de Personas con Discapacidad de la Comunidad de Madrid (CERMI Comunidad de Madrid), ha alertado hoy de las graves consecuencias de no inmunizar al colectivo de personas con discapacidad con grandes necesidades de apoyo, y exige a la Administración de la Comunidad de Madrid que priorice de forma urgente y no retrase más su vacunación.

Tras más de dos meses de desarrollo de la estrategia de vacunación frente al Covid-19 en nuestra Comunidad, aún está pendiente la vacunación de las personas en situación de gran dependencia (grado III de dependencia, es decir, con necesidad de intensas medidas de apoyo) que no están institucionalizadas. Estas personas están incluidas en la estrategia dentro del Grupo 4, debido a su alta vulnerabilidad ante el virus.

En este grupo se incluyen también aquellas personas que hayan solicitado el reconocimiento, y las que no lo hayan solicitado aun, pero esté sanitariamente acreditado por tener enfermedades que requieran intensas medidas de apoyo para desarrollar su vida, incluidas las institucionalizadas y no institucionalizadas. La estrategia también incluye en este Grupo a cuidadores profesionales que atienden a estas personas con gran dependencia en sus hogares.

El colectivo de personas con discapacidad lleva un año necesitando los apoyos necesarios y habituales, incluso en algunos casos, desde el mes de marzo de 2020 no han salido de sus domicilios, y esta situación está repercutiendo de una forma notable en su salud física y mental y en un retroceso en las habilidades previamente adquiridas. “El no inmunizar cuanto antes a estas personas supone un gran retroceso en su calidad de vida, y en muchos casos, si estas personas contrajeran la enfermedad es probable un desenlace no deseado”.

A esta situación se suma que también está paralizada la vacunación del personal sanitario y sociosanitario incluido en el Grupo 3B, entre los que están, por ejemplo, los servicios de centros de día que atienden directamente a las personas con discapacidad, a pesar de haber facilitado previamente los datos desde los Centros.

La entidad teme que esta situación se agrave y se alargue ante el anuncio de que a lo largo de estas semanas la llegada de vacunas se va a reducir; ya que desde la Comunidad de Madrid se está priorizando en la vacunación a algunos colectivos que están en grupos posteriores, 5 y 6, en el calendario de vacunación (personas mayores de 80 años, docentes, etc.), a los que ya se les está vacunando desde la semana pasada.

CERMI Comunidad de Madrid advierte, además, que quedan ámbitos en los que aún no están clara la estrategia, como las personas con discapacidad que no acuden a centros residenciales y/o de atención diurna y no han solicitado el reconocimiento de la situación de dependencia; y reitera que se debe tener muy presente la realidad y necesidades de todo el colectivo de personas con discapacidad, familias y profesionales. Las personas con discapacidad que objetivamente lo requieran por sus condiciones previas de salud o debido a su contexto social o de convivencia, profesionales de servicios de atención directa, y las personas cuidadoras principales, entre otras, deben de estar incluidas entre los siguientes grupos preferenciales para la administración de la vacuna.

Compartir en: